Sábado, 21 Septiembre 2019

Igualdad de género

Las desigualdades entre mujeres y hombres crean discriminaciones de género que van contra los derechos fundamentales de las personas. El derecho fundamental de la igualdad de mujeres y hombres constituye un valor esencial de la democracia y está recogido en nuestra legislación. Promover la igualdad de género implica reconocer las diferencias de género (los hombres y las mujeres somos diferentes y realizamos las cosas de forma distinta), evaluarlos y trabajar para reducir y eliminar las discriminaciones que impiden que las mujeres y los hombres tengan las mismas oportunidades y la misma calidad de vida.

Los roles masculinos y femeninos continúan influenciando las decisiones y las opciones personales y profesionales que las personas hacemos. Lograr el equilibrio entre la vida laboral, la vida personal y la vida familiar no es fácil sobre todo para aquellas personas que asumen las responsabilidades del cuidado. La igualdad de género implica que las mujeres y los hombres tengan las mismas oportunidades para decidir libremente sobre su vida y su tiempo, lo que implica asegurar la presencia equilibrada de ambos sexos en todas las esferas de la vida cotidiana.

La esencia de las desigualdades de género deriva de la falta de reconocimiento de la importancia y del valor del trabajo de la reproducción en el diseño de las políticas, de las organizaciones y de los servicios. El trabajo de la reproducción ha sido una actividad principalmente femenina, y aún lo es, las mujeres continúan dedicando su tiempo, totalmente o parcialmente, al cuidado, a lo largo de su vida. Aunque es cierto que este mínimo común denominador no es vivido, en términos de dedicación, de la misma manera por todas ellas, jugando un papel muy importante la cantidad y calidad de estrategias personales y recursos materiales disponibles en función de su clase social, nivel de formación, red familiar existente, etc.

Tomar conciencia de las diferencias de género, desigualdades de género y discriminaciones de género que caracterizan nuestro entorno es primordial porque es el primer paso para poder fomentar, reconocer y valorar las diferencias, afrontar las desigualdades y eliminar las diferencias. Para hacerlo es importante tener claros los conceptos, analizar cada ámbito u organización de forma específica, conocer los instrumentos que tenemos a nuestra disposición y definir las nuevas estrategias de acción a través de las lentes de igualdad de género.

El buen desarrollo de nuestra sociedad solamente será posible si se ofrecen las mismas oportunidades a hombres y mujeres y cuando todas las opciones impliquen los mismos derechos.

Realizar políticas de igualdad de género implica reconocer que existen diferencias de género, desigualdades de género y discriminaciones de género que no se basan en el sexo de las personas, sino que son consecuencia de la evolución cultural e histórica de nuestras sociedades, por lo tanto, mutables.

SERVICIOS QUE SE OFRECEN DESDE ATENA GENDER CONSULTING:

  • Cursos teóricos y prácticos sobre como introducir la gestión transversal de género en las organizaciones (conceptos básicos, normativa europea, estatal y autonómica, instrumentos, buenas prácticas).

  • Elaboración de diagnosis de género internas (de las propias organizaciones) como externas (de la ciudad, un ámbito de actuación concreto, un organismo autónomo, etc).

  • Diseño de planes de igualdad de género internos (para asegurar una política de recursos humanos no discriminatoria y que asegure igualdad de género en el acceso, ascenso y en la regulación interna de la empresa, garantice la inexistencia de discriminaciones directas e indirectas, los mismos derechos laborales y prevenga el acoso sexual y por razón de sexo).

  • Diseño de planes de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

  • Creación de indicadores de género.

  • Diseño de presupuestos sensibles al género.

  • Realización de informes de evaluación del impacte de género.

  • Creación de políticas de género e introducción de cambios en las políticas ya existentes para asegurar la incorporación de sensibilidad de género.